Historia

Se funda entre el periodo de 1580 a 1600 siendo una de las Haciendas azucareras más antiguas de Morelos, estas tienen un auge muy marcado ya que el azúcar era muy apreciada por esos tiempos hasta ser llamada a veces como el oro blanco. Morelos poseía un clima muy conveniente para el cultivo de la caña y la riqueza de la tierra fértil, mismo que mantiene en la actualidad y la importancia de la cercanía del mercado más grande de esa época, la Ciudad de México.

Su primer dueño Diego Caballero obtiene recibe mercedes reales, las cuales eran extensiones de tierra que entregaba directamente el Virrey, además de haber adquirido terrenos por compra directa a indígenas y así funda la Hacienda de Santa Inés, por este mismo hecho, no pertenece al Marquesado del Valle de Oaxaca que fue posesión de Hernán Cortez y que abarcaba tierras de Oaxaca, Veracruz y Morelos.

Diego Caballero era un comerciante importante en aquella época, casado con Inés Velasco, como no tienen hijos, deciden hacer un testamento por medio del cual, la Hacienda queda como respaldo económico, para que las mujeres de bajos recursos pudiesen entrar a ser monjas, ya que era requerida una dote para poder ingresar algún convento.

Muere primero Inés y Diego entrega la escritura pública de la Hacienda y crea el convento de Santa Inés en la ciudad de México, actual museo de José Luis Cuevas, este y la iglesia de Santa Inés, formaron parte de un mismo conjunto y actualmente están situados justo al lado de la plaza principal o Zócalo de la Ciudad de México. En 1668 la Hacienda ya era propiedad de las monjas de dicho convento.

La Hacienda cambia de dueño varias veces como era la costumbre de la época, resaltando a Miguel Michaus que emparenta con Guadalupe Velasco y Teruel heredera de la Hacienda de Cocoyoc, lo cual conlleva al control en una sola familia de las Haciendas de Santa Inés, Cocoyoc, Buenavista y el Hospital para las fechas de 1830.

También Don Agustín Robalo fue dueño de la Hacienda de Santa Inés y como era mentor del gran escritor y cónsul de México en París Ignacio Manuel Altamirano, autor de la novela costumbrista “El Zarco” conviven amplios periodos de vacaciones en la Hacienda.

Santa Inés fue testigo de parte de la vida del héroe mexicano Narciso Mendoza “El niño Artillero”, lo que se puede constatar en la carta escrita por él, donde cuenta sus horas felices vividas ahí.

Cuenta la leyenda urbana que el Gran Siervo de la Nación, Don José María Morelos y Pavón, escapa por los túneles de la Hacienda de Santa Inés del sitio de Cuautla, por los pasadizos subterráneos de ésta.

El andar histórico de Santa Inés es pues muy interesante y abundante, ha visto pasar mucha historia por sus muros, como la Independencia de nuestro país, la guerra de la Revolución y muchas más anécdotas que aquí tuvieron autoría.

Salones

Casco Principal

Área Techada, con cupo para 350 a 400 personas, cuenta con baños internos. Además de contar con una explanada y un jardín frontal.
Explanada: Área sin techar, con cupo hasta para 400 personas, cuenta con los baños del casco principal.
Jardín frontal: Área sin techar, pero con sombra natural dada por árboles grandes en esa zona, con cupo hasta para 800 personas, cuenta con los baños del casco principal.

Doble Arquería

Área jardinada sin techar, con cupo para 150 personas, aquí puede utilizarse para recepción, capilla o lugar de evento. No cuenta con baños.

Bodega de las 33 columnas

Área techada de 3 naves, con cupo hasta para 1,500 personas cuenta con baños internos.

Capilla

Área techada, con cupo de hasta 120 personas.

Jardín del Laurel

Área no techada, con cupo variable, se puede usar para recepción o para ceremonia religiosa.




                                                                           ** Contamos con helipuerto.

55 6630 8975

eventos@haciendasantaines.mx

Progreso No.1 Col. Eusebio Jáuregui Av. Santa Inés, Cuautla de Morelos